jueves, 14 de enero de 2010

La democracia en el fútbol




Hace más de 30 años que en este país tenemos democracia, los ciudadanos elegimos con nuestro voto a los gobernantes, es un sistema político en el cúal el poder reside en el pueblo.

Este sistema no se ha sabido llevar a cabo en el fútbol, en él, como en cualquier empresa privada, impera la dictadura del dinero, el socio aquí tiene poquito que ver quitando el pagar rigurosamente su cuota anual, su función queda relegada a un mero método de ingresos del club. Hace unos años, se obligó por parte del gobierno a que los clubes fueran SAD para tener una persona física que se hiciera responsable si las cuentas no salían. Es triste que se tuviera que llegar a esto, pero casos como los del Málaga y el Burgos obligaron a ello.

Con esta medida, en la práctica se consiguió que diversas dinastías de empresarios se pusieran al frente de los clubes españoles sin casi ninguna posibilidad de ser sustituidos en el caso de no hacer una gestión correcta. El socio y no digamos ya el aficionado, queda completamente indefenso ante la directiva de su club favorito, sólo le queda manifestarse y llenar de pañuelos las gradas.

Muchos empresarios (la mayoría relacionados con la construcción) aprovecharon la situación para adquirir equipos y hacer con ellos lo que les venía en gana, normalmente operaciones urbanísticas beneficiosas y comisiones superlativas en los fichajes, todo en beneficio propio, por supuesto.

Gestionar un equipo de fútbol es algo extremadamente complicado, hay muchísimos factores a tener en cuenta y muchísimo dinero en juego, en esta sociedad, lo más normal es que si alguien gestiona alguna entidad que mueve mucho dinero, la corrupción y el aprovechamiento del cargo normalmente están por encima de mejorar el funcionamiento de la misma, eso en el fútbol pasa exactamente igual, con lo que tenemos un montón de casos de equipos mal gestionados que están en una especie de vía muerta, no es posible un cambio de timón (menos con la crisis) y la única alternativa es seguir con la mala gestión.

Sería muy complicado devolver el fútbol al pueblo, de hecho una de las evoluciones más importantes que ha sufrido en los últimos 15 años es el verse como una industria del entretenimiento, con las ventajas e inconvenientes que esto lleva, y esto sólo se puede gestionar como una empresa privada.

Seguramente no se puede cambiar esto, pero me parece importante reseñarlo, la ilusión de millones de personas está ahora mismo en manos de 20 empresarios que no tienen nada que ver con la masa social de sus equipos (exceptuando Barça, Madrid y Athletic), es una moneda al aire que al club de tus amores le toque un empresario serio o uno que sólo quiera lucrarse con el equipo y tu ni los aficionados de tu equipo podéis hacer nada.


3 comentarios:

  1. Pedazo de entrada. Lo has dicho todo. En el mundo del fútbol el dinero mueve mucho....
    Saludos desde La Escuadra de Mago
    Por cierto, me podéis votar en Mundial de Blogs

    ResponderEliminar
  2. Son cosas del mundo liberal en el que vivimos. Peor lo tienen en la Premier, que, paradójicamente, es la liga más elogiada y al mismo tiempo la más desnaturalizada y la más cargada de deudas enormes.

    ResponderEliminar